Externalización hotelera: ¿para grandes o pequeños hoteles?| Masshotel
16281
post-template-default,single,single-post,postid-16281,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

Externalización hotelera: ¿para grandes o pequeños hoteles?

Externalización hotelera: ¿para grandes o pequeños hoteles?

El outsourcing hotelero es una herramienta de gestión cada vez más habitual en el sector porque supone una oportunidad para controlar los gastos fijos, reducir la estructura laboral en aspectos no estratégicos del negocio y ofrecer servicios especializados de calidad.

Y es que el éxito de los servicios externos a hoteles son la prueba de que el know how de cada empresa es un valor añadido para el éxito de un negocio. No obstante, en muchos empresarios del sector existe la duda de si el outsourcing hotelero es adecuado solo para grandes establecimientos o si, por el contrario, es una buena alternativa para pequeños hoteles.

Las mayores ventajas de externalizar son la reducción de gastos fijos y la mejora de la calidad de los servicios prestados. Esto último resulta especialmente patente en algunos servicios externos a hoteles, como la comercialización o los tratamientos de bienestar.

El principal riesgo al contratar servicios externos a hoteles que la empresa subcontratada no cumpla con los aspectos legales respecto a su plantilla o que no cuente con la suficiente profesionalización dentro de su sector. Por tanto, la recomendación antes externalizar es asegurarse de que se ofrecerá un servicio de calidad que ayude a mejorar la imagen del hotel y no al contrario.

Los servicios que pueden externalizarse son múltiples. La elección depende de las características de cada hotel. En la actualidad, los servicios más demandados por los establecimientos hoteleros son la limpieza, la seguridad, el mantenimiento y los tratamientos wellness.

Aunque pueda parecer que el outsourcing hotelero es algo para grandes hoteles, en realidad son las pequeñas marcas las que pueden obtener mayores beneficios a nivel estratégico. La externalización suple la carencia de medios o de personal de los pequeños establecimientos que, gracias a esta herramienta, pueden conseguir una ventaja competitiva respecto a las grandes cadenas.

Uno de los aspectos clave del éxito de esta fórmula es que exista una excelente coordinación entre equipos, ya que el objetivo es dar el mejor servicio al cliente. Por este motivo, conviene elegir una empresa especializada en su sector. Una decisión acertada ofrecerá beneficios tanto a la empresa hotelera como a los huéspedes.

Internet y sus posibilidades de compartir experiencias y opiniones por parte de los usuarios de todo tipo de servicios han transformado la forma en que un hotel puede hacer crecer su reputación en corto espacio de tiempo.

Gracias al outsourcing hotelero es posible disponer de una carta de servicios complementarios de calidad que suponga un valor añadido para los clientes. Este aspecto es vital para que tanto grandes hoteles como pequeños establecimientos mejoren su imagen de marca.

 

Si te ha gustado este post sobre “Externalización hotelera: ¿para grandes o pequeños hoteles? ”, seguramente te interesará…